miércoles, 6 de octubre de 2010

SEXO VAGINAL CON TU PERRO: GUIA

SEXO VAGINAL



Finalmente has decidido que quieres recorrer todo el camino y no puedo menos que felicitarte. Si sigues las instrucciones que te doy en este texto, y eres una feliz propietaria de un perro, entonces puedes experimentar uno de los mejores momentos que pocas mujeres tienen. Sin embargo, los perros son como los hombres, la primera vez puede ser frustrante. Puedes estar poco familiarizada con las reacciones del perro, el perro puede excitarse demasiado y tú puedes asustarte después del acto. La primera vez es justamente como hacer el amor con un adolescente, demasiado ardiente... en otras palabras, puedes no disfrutar la primera vez, pero con entrenamiento y práctica después de un par de veces alcanzarás orgasmos fantásticos, incluso mejor que los "normales" que puedas tener. Hacer el amor con un perro puede ser muy simple, tan simple como hacer el amor con un hombre, o más fácil incluso, puesto que el perro no quiere tener "estados" de preparación, siempre estará listo para ti. Sin embargo recomiendo tener estos artículos a mano cuando comience la función, justo para hacer tu placer incluso mayor, hacerlo bien y sin daños:



    * 2 pares de calcetines (4 calcetines tamaño pequeño), los calcetines son para ponerlos en sus patas y evitar que te arañe. Por supuesto no los necesitas en todas las posiciones, pero en la mayoría preferirás tener los calcetines en sus patas.
    * 1 gran toalla, para ponértela debajo (o de él), ya que no querrás que el semen y demás fluidos manchen la cama, alfombra, sillas o cualquier sitio donde decidas hacer el amor.
    * 1 toalla pequeña o trapo, para secar tus genitales de vez en cuando y después de la sesión.
    * 1 o varias almohadas para hacer más cómoda la postura y situar tu vagina en el ángulo correcto para la introducción del pene y hacer más fácil y placentera la unión de ambos.
    * 1 mesilla - opcional, te diré más tarde el empleo de una buena mesa.



Ha llegado el momento de empezar la sesión. Deja que el perro te lama durante un rato, también se excitará al hacerlo, hasta que reconozca tu olor vaginal. De esta manera su pene se pondrá erecto. Pero si no alcanza su máxima erección, puedes ayudarlo acariciando la funda hasta que la punta del pene aparezca. Entonces, tirando de la funda adelante y atrás, justo como se hace con la piel del prepucio de un hombre, conseguirás sacar tu pene entero.



Al principio puede llevar algún tiempo comprender qué clase de trato con tu perro consigue excitarlo, pero el pene de un perro es muy sensible, así que no tendrás demasiados problemas para conseguir que tu amante se muestre excitado y listo para el placer. No te tiene que preocupar demasiado la lubricación. Si dejas que el perro te lama un rato, que a menudo es suficiente, y ya sabes que el perro suelta líquido desde que su pene crece, al principio surge despacio y en poca cantidad, pero a mayor excitación derrama más liquido. Es importante que no excites a tu perro más de lo necesario con tus manos, porque si es inexperto o es la primera vez que hace el amor contigo, puede alcanzar su orgasmo muy pronto y sé que te gustaría que fuera dentro de tu cuerpo...

Ahora que lo tienes preparado para penetrarte, deberías tener presente el hecho de que él estará "confuso" y tú podrías estar asustada por recibir ese semen dentro de tu cuerpo, de hecho es muy duro también cuando quieres hacer el amor con un perro. Por lo tanto, es buena idea tener una gran toalla debajo para evitar manchar de fluidos tus enseres. Debo añadir que el esperma de un perro NO puede dejarte preñada. No debes temer ese problema porque no existe. Hay varias posiciones en las que puedes hacer el amor con tu perro, sin embargo el número es menor que al hacer el amor con un hombre debido al hecho de que tú amante tiene cuatro patas.



Cada posición tiene sus ventajas, pero es mejor si sabes algo sobre todas las posiciones, cual te da mayor placer, con cual el pene entra con mayor profundidad, en cual tu clítoris es más estimulado y, lo más importante, en qué posición estás más cómoda para quedarte "pegada" a tu perro. Ahora explico unas pocas posiciones, hay algunas que trabajan mejor que otras, pero por supuesto experimentar es la mejor forma de encontrar con qué posición disfrutas más...



- Posición del misionero. La posición del misionero es probablemente la más usada a través de los tiempos. En la posición del misionero la mujer se acuesta sobre su espalda y el hombre se tumba encima. La posición del misionero puede también usarse cuando hagas el amor con tu perro, da a la mujer la ventaja de supervisar la sesión entera y ver el proceso completo. La posición del misionero puede realizarse en la cama o en el suelo. Si el perro es grande, es buena idea tener debajo una o dos almohadas, es preferible que sean consistentes. Al colocarlas debajo de tus nalgas, tu vagina se elevará en un ángulo que hará posible la introducción del pene con facilidad. En esta posición, guía el pene de tu amante para facilitar la entrada y cuando lo tengas dentro de ti intenta relajarte. El líquido lubricante que suelta lo hará todo más fácil y a los pocos segundos comenzará con los familiares movimientos de cópula. Lo interesante y divertido es que el ritmo es muy rápido y la sesión muy húmeda. El tiempo durante el que el perro empuja depende mucho del perro y de su experiencia. La primera vez el perro puede ser muy rápido, en algunos casos menos de un minuto, en perros más entrenados 4-5 minutos, pero no te sientas frustrada si el perro no aguanta más de 2 minutos, aprenderá a controlarse y gozar de más tiempo si lo entrenas a menudo. Durante la sesión completa el perro te inyecta líquido, lubricando las paredes de tu vagina. Pero cuando el perro llega al orgasmo "real" su pene comenzará incluso a hincharse más, especialmente en la base. Ahora es el momento de decidir si deseas que se derrame dentro de ti y si le dejas que meta su nudo o no. Si no quieres, intenta sacarlo fuera agarrando con suavidad la base de su pene, sin embargo, el nudo proporciona un gran placer y no llegar a quedar pegada a tu amante es no querer conseguir la mejor sensación. Si le dejas empujar su pene dentro de ti seguirá creciendo y de repente se parará con su estaca dentro, y al mismo tiempo sentirás su semen ardiente inundarte tu interior, su pene latiendo. En cada chorro el semen aumenta en cantidad, y la apariencia transparente y acuosa cambia a blanquecina y recuerda mucho al esperma humano. Justo unos segundos más tarde su pene alcanza tal tamaño que la base llega aumentar hasta tres veces de diámetro. Puedes pensar que te va a lastimar pero sin embargo no es verdad.



La base del pene que ha crecido tanto de tamaño está justo dentro de tu vagina, y la razón por la que no te lastima es que la abertura vaginal no es estrecha. El nudo estará en tu vagina donde es muy flexible, en lugar de sentir dolor sentirás tu cuerpo lleno de una forma muy placentera. La temperatura corporal del perro es mayor que la humana, por lo tanto notarás entrar el chorro de semen en tu vagina y debido a la presión proporcionada por el pene en erección, pronto llenará tu vagina por completo, y sin embargo nada se perderá debido al nudo que la cierra. Durante un minuto o dos sentirás su pene crecer incluso más, y en ese momento probablemente te entrará pánico cuando pienses que crecerá a tal tamaño que te va a reventar, pero no es así. La vagina es muy flexible, no olvides que está preparada para permitir el paso de la cabeza y cuerpo de un bebé si es necesario, que es mucho más que cuando haces el amor con un perro. La dilatación llega despacio y la vagina acomoda el tamaño fácilmente. Durante el tiempo que estáis pegados el perro puede empezar a lamerte la cara, la razón por la que hace esto es para mostrar aprecio, mostrar a la hembra su gratitud por haber sido elegido para dejarla preñada. Es importante dar alguna referencia antes de quedarte pegada a un perro acerca del tiempo que puede durar. El tiempo "normal" de quedarse pegada es de 5-15 minutos. Sin embargo no es raro encontrar perros que se mantienen pegados durante 30-45 minutos, sobretodo lo perros más grandes. Te puedo dar un ejemplo, he tenido un perro amante con el que me quedé pegada 4-5 minutos, y con el mismo perro me quedé pegada cerca de una hora. Por lo tanto debes tomártelo con más calma y disponer de más tiempo libre que cuando haces el amor con un hombre. Esta es la principal diferencia en el acto sexual entre un perro y un hombre. Un perro no te deja después de eyacular, queda fuertemente unido contigo, descargando todo el tiempo que está dentro de ti.



NOTA: que cuando terminas pegada al perro, no intentes usar la fuerza para tirar de su pene. Esto puede ser doloroso y herir al perro de por vida. Por lo tanto es importante que de repente no tengas que ir a la cocina a sacar algo del horno o similar. Cuando el nudo ha crecido hasta alcanzar el máximo tamaño dentro de tu vagina probablemente la tengas llena de semen y todavía recibas más...



Un perro produce 2-6 veces más cantidad de esperma que un hombre. Pero después de todo esa no es la cosa que te hará llegar al orgasmo. La posición del misionero te dará el máximo de estimulación clitorial. También te permitirá la estimulación del clítoris y pechos con su pelo, y es extremadamente excitante sentir su cuerpo encima en contacto con tu piel desnuda... Si no has llegado al orgasmo antes de quedarte pegada (a mi me gusta llegar en ese momento), tienes muchas oportunidades durante el tiempo en que estás pegada. Debido a que el nudo se encaja justo en la entrada vaginal, encerrado por tus labios, el clítoris sobresale mucho entre los labios vaginales. Esto te da una excelente oportunidad para masturbarte.



A menudo no lleva más que unos pocos toques debido al hecho de que el nudo late dentro de ti, estimulando el clítoris por dentro. Es durante esos momentos cuando puedes recibir, si tienes suerte, el llamado "orgasmo múltiple". Esto es algo que solo las mujeres pueden disfrutar, los hombres no. Durante el orgasmo múltiple tu cuerpo se inundará de un orgasmo tras otro, tu vagina se contrae y se dilata incontroladamente alrededor del pene de tu amante durante varios minutos, dejando tu cuerpo en un estado de frenesí.



Esta es la sensación más fuerte que una mujer puede recibir de un pene y sólo el 10% de todas las mujeres la disfrutan cuando hacen el amor con un hombre.



Por experiencia sé que esa posibilidad se incrementa inmensamente cuando hago el amor con un perro debido a la presencia de su pene y de su fabuloso nudo dentro, que me proporciona una poderosa estimulación cuando me quedo pegada a él.

Durante la última parte del proceso de quedarte pegada sentirás que el pene de tu amante comienza a disminuir y también notarás que los chorros que suelta ya no son tan fuertes como antes.



El líquido también contendrá menos esperma y más una sustancia pegajosa. La finalidad de esto es "sellar" la entrada de tu útero para crear algo así como un tapón que mantenga el esperma que ha entrado en tu útero bien dentro. Este tapón tiene la función de asegurar que la mayoría del esperma quedará dentro del útero y hará posible el embarazo.



Sin embargo, no puedes quedarte preñada, así que disfruta de la nueva sensación y la conciencia de que tu vagina y útero están llenos del esperma del perro. Cuando finalmente el perro tira de su pene, mucho del esperma que ha depositado en tu coño se derrama fuera, por lo tanto es buena idea tener una toalla o servilleta a mano para secarte. Puedes pensar que el acto sexual ha terminado cuando el perro se retira pero estás equivocada. Si tu perro está "bien educado" hará algo que te asombrará. Cuando dos perros han tenido sexo juntos, el macho empezará una sesión de lamedura del coño de la hembra, la razón es que dará a la perra una señal de que la cópula ha terminado. Y al hacer esto el perro provoca en la hembra un acto reflejo. Los músculos vaginales se contraen y mantienen dentro tanto esperma como sea posible. Pero también crean un tapón en la entrada de la vagina. Cuando el perro ha sacado su pene y no te lame, anímalo para que lo haga, la sensación de su lengua pasando por tu vagina usada, limpiando el esperma que rebosa por la entrada tiene un efecto balsámico... No se detendrá hasta que no salga más esperma y si quieres que continúe todo lo que tienes que hacer es contraer tus músculos vaginales como cuando quieres orinar. Esto hará que los músculos saquen más esperma de tu vagina y sentir cómo discurre es una gran sensación. Ahora sabes que la cópula ha terminado. Espero que la disfrutes.



- Posición estilo perro. Esta posición significa que estás a cuatro patas o incluso acostada sobre tu vientre si el perro es pequeño. Sin embargo no te da tanta estimulación como la posición del misionero y tampoco demasiado control de la situación. Por ejemplo, es difícil no terminar pegada aunque no quieras y puedes no ser capaz de detenerle cuando lo haga. Pero es la que más le recuerda al perro una perra, y a menudo es más fácil para él penetrarte.



- Posición de montura. La posición de montar es buena si tienes un perro de tamaño medio o pequeño. Sin embargo puede ser difícil de ejecutar si el perro está muy ansioso. Normalmente a un perro no le gusta acostarse sobre su espalda, le hace sentir muy vulnerable. Por lo tanto esta posición es para perros que han sido entrenados en otras posiciones. Si el perro acepta la posición de montura puedes decidir el ritmo, la velocidad e incluso si quieres o no meterte el nudo cuando llega el momento de quedarte pegada a tu amante.

4 comentarios:

  1. uf me muero por ser ese perro para vaxiarme en tu vagina ke rika sensaxion deve sentir ese perro lo embidio

    ResponderEliminar
  2. alomejor nunka leas esto pero woo kuanto me gustaria tener una novia komo tu para verte folla con tu perro le daria sierta exitaxion a este venezolanito por eso me gustan las peruanas por ke son muy kalientes y amorosas si fuera tu novio no te proiveria eso al kontrario mas bien te animaria para ke lo hagas mas seguido.

    ResponderEliminar
  3. . .. . . . . . . . . . . ,.-‘”. . . . . . . . . .“~.,
    . . . . . . . .. . . . . .,.-”. . . . . . . . . . . . . . . . . .“-.,
    . . . . .. . . . . . ..,/. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ”:,
    . . . . . . . .. .,?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .\,
    . . . . . . . . . /. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ,}
    . . . . . . . . ./. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ,:`^`.}
    . . . . . . . ./. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ,:”. . . ./
    . . . . . . .?. . . __. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . :`. . . ./
    . . . . . . . /__.(. . .“~-,_. . . . . . . . . . . . . . ,:`. . . .. ./
    . . . . . . /(_. . ”~,_. . . ..“~,_. . . . . . . . . .,:`. . . . _/
    . . . .. .{.._$;_. . .”=,_. . . .“-,_. . . ,.-~-,}, .~”; /. .. .}
    . . .. . .((. . .*~_. . . .”=-._. . .“;,,./`. . /” . . . ./. .. ../
    . . . .. . .\`~,. . ..“~.,. . . . . . . . . ..`. . .}. . . . . . ../
    . . . . . .(. ..`=-,,. . . .`. . . . . . . . . . . ..(. . . ;_,,-”
    . . . . . ../.`~,. . ..`-.. . . . . . . . . . . . . . ..\. . /\
    . . . . . . \`~.*-,. . . . . . . . . . . . . . . . . ..|,./…..\,__
    ,,_. . . . . }.>-._\. . . . . . . . . . . . . . . . . .|. . . . . . ..`=~-,
    . .. `=~-,_\_. . . `\,. . . . . . . . . . . . . . . . .\
    . . . . . . . . . .`=~-,,.\,. . . . . . . . . . . . . . . .\
    . . . . . . . . . . . . . . . . `:,, . . . . . . . . . . . . . `\. . . . . . ..__
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . .`=-,. . . . . . . . . .,%`>–==“
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . _\. . . . . ._,-%. . . ..`

    ResponderEliminar